DIARIO de ANAFUNK: Aniversario de Algorecords @ Club Subterráneo.

. 22 de noviembre de 2012










A QUIEN VI: LA BIG RABIA + MATIAS CENA & LOS FICTIONS + GUISO

DONDE LOS VI: CLUB SUBTERRANEO

CUANDO LOS VI: 15/11/12


Llegué a la hora (esta vez es cierto). A las once de la noche había poquita gente paseando por aquí por allá en el ya habitual Club Subterráneo. Un stand repleto de discos demostraba físicamente los 10 años del sello ALGORECORDS, que se celebraban esa noche con la reunión especial y plato de fondo de la velada: Guiso, nada más y nada menos.

Al ratito, comenzó el rocanrol con la presentación de La Big Rabia. Dos cabros, una guitarra y una batería con menos piezas que un departamento de un ambiente (WENA). Mágicamente, se llenó la pista de baile. En verdad, no pero se veía medianamente habitada. Había escuchado canciones de La Big Rabia en una página que descubrí que se llama algo así como YUTUB (busquenla en otra página que descubri que se llama GUGUL.COM) y no me prendieron mucho, lo admito. Pero debo decir , haciéndole justicia a los cabros, que en vivo son la big cumbia perro! Rápidamente, los pies y cabezas de los que estábamos ahí empezaron a seguir el ritmo frenético de la enérgica batería y la rocanrolera guitarra de La Big Rabia.

Tocaron un cover de Perrosky y uno de Cecilia, la incomparable, y se fueron dejando a todos arriba de la pelota. La fiesta había comenzado. Se cierran las cortinas, se cierra el primer acto. La gente se va a la barra a comprar algo pa tomar. Algunos nos quedamos en la misma ubicación, no queremos perder los mejores puestos.
(Sigue leyendo después del salto)



Se viene Matías Cena & Los Fictions. Ya no me acuerdo cuantos tipos eran arriba del escenario. Recuerdo una batería, una guitarra eléctrica, otra de palo, un bajo y un tipo que cambiaba de instrumentos varios. A Matías Cena lo vi cantando solito con su guitarra de palo en el Instituto Miguel León Prado, y debo confesar  que me gustó mucho más en esa instancia. Me pareció que la banda no se complementaba al 100%, quizás el sonido no estaba muy bueno, pero la cosa es que no me prendieron mucho, pa que te voy a mentir oye. Lo más alucinante de su presentación fue que invitaron al vocalista de Ramires! a tocar el clásico "Luces". Fue un momento glorioso, donde todos quisimos dejar la patá y quemar una micro.

Se cierra el telón, se cierra el segundo acto. Se viene el tirítón con Guiso, veo mucha ansiedad en el público. La banda emblema de ALGORECORDS es de esas que acarrean una barra brava digna de equipo de fútbol. Esas que cantan con el corazón, que se sacan la camiseta y si es necesario, se suben a la reja para demostrarle el amor que sienten por la institución. Guiso, la institución del rocanrol que dejará cientos de viudos si es que algún día se llegan a separar en mala onda.

Se abre el telón, comienza el tercer y último acto. Una batería, un bajo y dos guitarras eléctricas. Tres muchachos y una dama al medio del todo. Comienza la distorsión, comienza el verdadero rocanrol. En la guitarra, el señor Guerra, ya tiene problemas con el retorno. La bajista Berni lleva una blusa semi-desabrochada y transparente, la escena me parece muy sensual, que querís que te diga. Por el otro lado, Perrosky toca la guitarra con una efusividad controlada. Y atrás, el que parece ser el más querido por el público, en la batería Alvarito se luce con sus ritmos alucinógenos.

Los tracks van avanzando, los hits van apareciendo. Suenan "Sintonizar el ruido", "Solución", "Coerción", que desata la locura en la barra. Los cabros empiezan a saltar, a empujarse, de una manera bastante desordenada. Hay tipos muy prendidos y arriba de la pelota. Otro que se prendió (quizás tumash) fue Matías Cena, que se tiró al público (más de una vez) en un acto no sé si muy cool ni muy acertado.
A ese temón le siguen "Delay", "Nada sirve", entre otras. Los problemas de audio siguen. La euforia de la gente sigue. Y la noche se hace corta. Por ahí aparece un malentendido, dicen que los quieren cortar, pero aún es temprano. No son ni las tres. Al final, el enredo detona en que Guiso toca una última canción y se bajan. La gente los pide con arengas y aplausos. Vuelven rápidamente al escenario y tocan la que todos pedimos: "El Sonido".

Quedó literalmente la cagá, gente arriba del escenario, Berni tocando por allá en los establos, locos sin polera (que vergüenza), gente sudada, gente despeinada, gente fumando. Qué locura! Termina la canción, Guiso agradece la presencia de los seguidores y se despide. Por ahí se escucha un "hasta el próximo año". ¿Qué significa eso? no tengo idea, aparte se acaba el mundo en diciembre, o sea, puras promesas falsas. 

Lo bueno fue que Guiso tocó muy bacán, a pesar de las fallas técnicas. Lo fome fue que no estaba repleto. Lo feo fueron los piqueros fails de Matías Cena. Lo bonito fue el stand de discos que me regalaron un sticker por la compra. Se pasó bien, pero no caché cual era el chiste. Primer acto: La Big Rabia tocando, segundo acto: Matías Cena, tercer acto: Guiso. ¿Cómo se llamaba la película? Los 10 años de un sello discográfico. Eso no es na chiste po oye, eso es gloria.





Related Posts with Thumbnails