DIARIOdeANAFUNK: Fármacos + Protistas en Sala SCD Vespucio



(texto por Tillo, fotografías por Javi)


A QUIEN VI:  FARMACOS + PROTISTAS
DONDE LOS VI: SALA SCD VESPUCIO
CUANDO LOS VI: 18/10/12

Siempre es un placer ir a las salitas SCD, y siempre es bueno nutrirse con nuevos sonidos, en este caso, el de dos bandas, de las cuales yo había escuchado hablar bastante, sobre todo de Protistas.

 Llegué temprano, no mentira, llegué justo porque apenas me senté salió Fármacos al escenario. No voy a mentir, la sala estaba bastante vacía. Una lata, ya verán por qué.

Como hablaré de las dos bandas, le daremos a cada grupo una palabra representativa. La de Fármacos será: “PAENTRO”. 5 cabros en escena se dividían la pega entre guitarras eléctricas, bajo, batería y sintetizadores. El sonido que lograban era muy elegante (no es que pareciera un traje de piel o que tocaran con el dedito chico levantado), me gusta usar esa palabra para referirme a bandas que suenan de forma madura y elaborada, aquí no hay gestos adolescentes, a pesar de que los integrantes sean bastante juveniles todos. Hay algo en la forma de pararse a tocar, la forma en que el vocalista desplegaba los versos, todo eso para mí es súper elegante, y a algunos no les funciona, a otros sí; a Fármacos, todo el rato.

Ya había escuchado el EP “Abril” que lanzaron este año y admito no haberle puesto mucha atención al momento de oírlo. Por el contrario, Fármacos en vivo es de esas bandas que es inevitable ponerle oreja, ojos, antena y todo lo necesario para seguirles la onda y dejarse llevar por sus ritmos íntimos y cadenciosos. A pesar de tener sus distorsiones locas, la mayoría de la tocata fue “PAENTRO”, todo parecía una introspección. La voz melancólica del frontman, el modo de tocar del baterista, las melodías de las cuerdas. Era como ver la película “Melancholia” sin comer papas fritas entre medio, absolutamente contemplativo todo. Pero sólo la mitad del film. La película de Lars Von Trier se desata en su momento, Fármacos no. Quizás si vemos el show de las dos bandas como unidad, podríamos decir que la experiencia se asimiló a la película de la cabra de Jumanji que ahora está harto grande (y encachá).

 Al rato, salió Protistas al escenario. Lo primero que se asoma en la cabeza de uno es el prejuicio, la cita de todas esas frases que leíste por ahí: “la mejor banda del año”, “el mejor disco del año”, “van a estar en Lollapalooza”, “son la raja weonoooooo”, como cuando te dicen que una película es terrible de wena y tú la quieres ver. La mayoría de las veces uno la termina encontrando mala, ¿no les ha pasado? es lo que se conoce como expectativa vs realidad, citando a otra peliculita. Con Protistas no me pasó eso. Se cumplieron todas las expectativas que tenía.

Siguiendo con la analogía “Melancholia” (y salió verso sin esfuerzo) que está dividida en dos partes (sin contar el prólogo), la tocata en la SCD tuvo dos capítulos bonitos muy distintos uno del otro. A cada uno le asigné una palabra, para Protistas el concepto es “PAJUERA”. Un baterista completamente enérgico y con mucha personalidad para pegarle a los tambores (de hecho, tuvo problemas con la batería y dijo “parece que le pego muy fuerte”), un frontman con una guitarra y una voz absolutamente extrovertidas y dicharacheras, sumándole también la parada frente al público (poquito pero respetable). Los demás chiquillos que se separaban en guitarra, bajo y teclado mantenían la compostura. Se armaba un equilibrio pulento (eso suena como a Star Wars y su equilibrio de las fuerzas y esas leseras) que te ponía altiro a cabecear y mover la patita, y a animarte con las palmitas ¿por qué no?.

Unas fans les pedían canciones específicas, se nota que los cabros tienen seguidores, en primera fila habían unos que se sabían todas las letras. Tienen razón todo lo que dicen por ahí sobre Protistas, créanlo. “Las Cruces” es uno de mis discos favoritos ahora, y su trabajo anterior ”Nortinas War” no se queda muy atrás. En vivo son muy entretes, es un show que uno no debería perderse si es que se tiene la oportunidad de verlo. Así que si se les cruzan por el camino no lo piensen dos veces.

Lo fome muy fome de la jornada fue lo vacía que estaba la salita. Da lata encontrarse con tan poca gente para una presentación así de mortal. Loco, no sean flojos, vayan al colegio, o los saco del rojo! El precio de la entrada era miserable, pónganse las pilas cabros. Eso nomás les digo!

Lo bacán fue el divino sonido de la SCD, siempre punto a favor para cualquier tocata. Lo otro bacán fue después, esperando la micro, vi unos tipos destrozando propaganda política, aunque en verdad de seguro que no lo hacían por convicción, era de puro curao los giles. Igual me dio risa e hizo más amena la espera en el paradero.

Póngale atención a estas 2 bandas y si no le gusta que le digan lo que tiene que hacer, haga como que usted mismo las descubrió en internec.

 (agradecimiento especiales a la Javi por las fotos y la compañía)

Related Posts with Thumbnails