The Flaming Lips (el diario de una fan)

No recuerdo si el 2002 o 2003 conocí a The Flaming Lips, gracias a aun reportaje que salió en la extinta "Zona de Contacto" de papel. Me quedé pegada viendo la foto en la mitad del suplemento, con esos colores, y la cara de Wayne Coyne.
Contaban la historia del recién editado "Yoshimi Battles The Pink Robots", y de la historia del tema "Do you Realize?" que según Wayne Coyne era una especie de recordatorio de la vida, cosas comunes que se olvidan o se dan por sentado. Ahí quedé súper metida, porque no tenía nada de ellos, tampoco tenía internet, así que ahí quedé, con la duda.
El 2004 tuve la oportunidad de estar en una ciudad donde podía escuchar la radio Concierto, y ahí le daban duro a los Flaming Lips, grabé en caset el Yoshimi y el "Soft Bulletin", no podía creer que alguien hiciera esas letras tan maravillosas como son "The Gash", "The spiderbite song", "Feeling yourself disintegrate", "All wehave is now" o "Are you a hypnotist?".
Así fue como agregué a Wayne Coyne a mi salón de la fama, junto a Mike Patton, Nick Cave entre otros. El 2007 andaba media depre, y los Flaming Lips me alegraban bastante la vida, me quedaba tarde viendo videos de entrevistas (porque ya tenía internet), y haciendo mías todas las letras posibles, soñando con ver esos espectáculos en vivo, llenos de colores y energía.
Hasta conocí gente por la afición a los Flaming Lips, un chico que conocí en Temuco, le dije que me reconociera por mi bolso verde, en el cual había pintado "THE FLAMING LIPS" con unos brillos horrorosos, el loco me regaló el "At War with the Mystics" pirateado. También conocí a la Josefa, firmé una petición para que vinieran a tocar a Chile y nos empezamos a comunicar (ella tendría después una importante misión en mi vida).
Los seguí escuchando pero no tanto como antes, la verdad es que el "Embryonic" me dejó media plop, pero recuperé la fé con "The Flaming Lips and Stardeath and White Dwarfs with Henry Rollins and Peaches Doing The Dark Side of the Moon ", y siendo sincera, a mí me carga Pink Floyd y tengo ese típico discurso de "yo paso a Pink Floyd solo con Sid Barret", pero no lo puedo evitar, y este disco, me hizo escucharlos de una manera diferente e incluso que me gusten esas canciones, pero tampoco logró el milagro de que me gusten los Pink Floyd.
Hasta que este año supe que venían y me dió un ataque de alegría que fue casi inmediatamente reemplazado por un ataque de angustia al ver que no tenía ni uno, ni-uno, para ir a verlos, hasta traté de acreditarme como prensa, pero la organización dijo que habían pocos cupos y que ya estaban llenos (como 6 o más cupos por medio, es poco?) en fin, picada y todo, estaba resignada, mal. De pronto, el 1 de Abril a las 0:53 horas, recibo un mensaje de la Josefa, que decía que si acaso quería ir al Lollapalooza a ver a los Flaming, que ella me regalaba la entrada, y yo en la cama, con cara de plop y el corazón a mil, le mostré el mensaje al Daniel, para que me dijera si era verdad lo que había leído. Y así empece a hacer los preparativos para el viaje a Santiago, conseguir alojamiento, reventando la tarjeta de crédito, lavando ropa y demases.
Y llegó el famoso Domingo 3 de Abril, luego de la peregrinación por los escenarios de Lollapalooza, de inflar globos, de la challa, nos instalamos cerca de la reja, mientras parte de los Flaming Lips, instalaban sus equipos, en una de las actitudes más poco divas que he visto, viendo a la esposa de Wayne Coyne con ropa, y envidiando a los bailarines naranjos.


Todo comenzó con "The Fear/Worm Mountain" y yo no lo podía creer, ver a Wayne Coyne en la burbuja de plástico era algo icreible aunque estuviera a dos metros de él, los colores, los globos.


En "Silver Trembling Hands" caí un poco que era verdad, que los tipos estaban ahí, tocando para nosotros, que los papelitos de colores metidos en mis lentes también eran de verdad. nunca pensé que iban a tocar "Do you realize?" tan pronto, me pilló desprevenida, para mejor quizás. Y después me entregué, tratando de reaccionar y asumir que los tipos esos, estaban a metros de mí. Las enamoradas de Jared Leto, estaban un poco aburridas, menos una que dijo "oh que alegres estos tipos".

Después nos fuimos a la reja, conversamos con el baterista, salió Stephen Drozd, y vimos a Coyne de lejos.
Y hoy miércoles sigo viendo los videos, y sigo teniendo una gran sonrisa en mi cara.

Related Posts with Thumbnails