Dior ha despedido a John Galliano.




Siempre he creído que una de las mejores combinaciones en el mundo de la moda ha sidoGalliano-Dior, la que desde 1996 nos ha entregado temporada tras temporada diseños que nos hacen soñar, que hacen que uno se pregunte ¿cómo diablos hicieron ese vestido?.
A modo súper personal, a veces veía las colecciones y se me llenaban los ojos de lágrimas (sí , so emo) porque encontraba que esos vestidos eran perfectos, en su materialidad, los colores, los cortes que hacen que las mujeres se vean perfectas. Siempre soñé con alguna vez ir a un desfile, puros sueños , porque conseguir una entrada de esas pucha que cuesta, y me imaginé llorando, y alabando a Galliano como un rockstar (me acordé de un capítulo del reality de Rachel Zoe , donde casi lloró al ver un desfile de la firma personal de Galliano), porque no eran simplemente desfiles, eran shows, como los que hacía McQueen, que te sacan de la silla en la que estás y te llevan dónde ellos quieren.
Pero todo eso se derrumbó (como la canción) , cuando pillaron a Galliano, ebrio, wasted, insultando en forma verbal a una pareja, con consignas antisemitas. De ahí vino una avalancha de denuncias en su contra, como suele suceder en estos casos, y el caso se iba poniendo más negro. Lo suspendieron de sus funciones en la casa francesa, y eso era ya mal augurio de su futuro como director creativo, hasta que hoy se confirmó su salida de Dior.
El tipo se condoreó heavy, pero considero, personalmente, que se merecía sanciones de otro tipo. Disculpas públicas, indemnización para los afectados, cualquier salida menos dramática de la que ya fue.
Si todas las empresas y gobiernos tuvieran una mano dura como la de Dior y ese tipo de transparencia, quizás no escucharíamos chistes ofensivos contra peruanos, argentinos o bolivianos en televisión, ni tampoco veríamos a autoridades de gobierno faltando a la verdad sin ser removidos de sus cargos, etc.
El desfile anunciado para la próxima semana de Dior, según las informaciones, se llevará a cabo normalmente y de seguro comenzaran las especulaciones sobre quién será el reemplazante de este gran diseñador. Para los que amamos el trabajo de Galliano, seguiremos su carrera con la marca que lleva su nombre.

Éstos son los vestidos donde me pongo a pensar ¿Cómo cresta los construyeron?


Recuerdo perfectamente el día en que me enamoré de este vestido.


Siempre amé los amarillos, bye Galliano!


vía Trendencias
fotos Vogue y Telegraph

Related Posts with Thumbnails