Peter Gabriel en Chile: El detalle de la primera jornada del Pepsi Fest

Peter Gabriel, Santiago Movistar Arena,  Pepsi Fest por Zara Hormazábal
Peter Gabriel
24 de Marzo 2009 - Movistar Arena – Santiago de Chile
Por Rodrigo Jara.

El recinto Movistar Arena se ha transformado en el último tiempo en el lugar de moda para todo gran evento musical que se digne a pisar nuestro país y es, sin lugar a dudas, el sitio ideal para realizar conciertos tan emblemáticos como el que pudimos apreciar la pasada noche del 24 de Marzo, junto a un experimentado Peter Gabriel, quien vino a ofrecernos su tercera visita a nuestro país bajo el marco de su gira por Latinoamérica "Small Place" y que sirvió de puntapié inicial para el Pepsi Fest 2009.

Pasadas las 21.10 hrs el recinto de Santiago comenzó a teñirse de oscuridad y fue envuelto por pulsaciones que indicaban que Peter Gabriel ya se encontraba frente a la audiencia, parado sobre un escenario lleno de artificio lumínico, más sencillo que tours pasados pero no menos digno para la figura de este músico, y envuelto por una gran pantalla que cubría el ancho completo del escenario y otras dos laterales que sirvieron para llenar de símbolos cada una de las canciones que interpretó en la más de dos horas de show.

El inicio lleno de magnetismo y trance se transformó en una pauta de cómo se hace un buen concierto, con una sencillez enorme se hizo cercano al público al leer, en casi un perfecto español, un libreto introductorio para cada tema que componía su setlist, en las cuales contaba las razones o las anécdotas que inspiraron cada canción que eligió para este evento.

Peter Gabriel, Santiago Movistar Arena,  Pepsi Fest por Rodrigo Jara


El público, extasiado por los primeros temas, vieron cómo el recinto llegó a su clímax, del cual no bajó más, al momento de interpretar Steam, que literalmente fue la piedra angular para iniciar la fiesta. De ahí pasaron hits tras hits, como Games Without Frontiers, Darkness, Big Time, San Jacinto, Solsbury Hill, Sledgehammer para terminar la primera parte del show con un potente y demoledor Signal To Noise.

De esta parte del concierto tiene un especial significado el enlace que obtuvo con el público con la interpretación de San Jacinto. Un Peter Gabriel en el centro del escenario era adornado por un sencillo juego de luces que apuntaban hacia él y que estaban en perfecta armonía con el movimiento de sus manos y brazos para formar los símbolos que el tema requería, llegando a un final sobrecogedor y sublime cuando de su mano parecía emanar una luz que iba iluminando al público mientras decía las últimas palabras del tema: "I hold the line".


Peter Gabriel, Santiago Movistar Arena,  Pepsi Fest por Rodrigo Jara


La segunda parte se inició con una sorpresa, aunque esperable si se conoce un poco de su historia, invitó al escenario a la ‘facción Coulon’ (que pena me da decirlo así) de Inti Illimani para ser partícipes de la interpretación de Wallflower, previamente introducida por un comentario sobre derechos humanos muy característico en su repertorio. De ahí el epílogo, In your Eyes, Red Rain, Father, Son y Biko fueron los temas que cerraron en definitiva una noche llena de momentos sublimes y mágicos, que llevaron a los cerca de 11 mil espectadores a compartir una experiencia que no olvidarán tan fácilmente.

La descripción previa tiene un pilar fundamental, sus músicos, elegidos perfectamente para la ocasión y que mostraron la versatilidad y genialidad que se necesitan para acompañar a un Peter Gabriel inspirado. Especial mención hay que hacer para Tony Levin, ex bajista de King Crimson, quien con su técnica de Funk Fingers logró canalizar los ritmos y hacer vibrar los asientos de cada uno de los espectadores. Por otro lado Melanie, hija del músico, demostró una calidad vocal envidiable en los acompañamientos y especialmente en la interpretación solista del tema Mother of Violence.

El único punto negativo de la jornada fue el sonido. En ciertos pasajes se sentía al cantante y los instrumentos muy ahogados y contenidos, especialmente en los temas más introspectivos, pero esto que en ningún caso alcanza a opacar el resto de lo vivido.

En definitiva, si alguien de la audiencia pensó que en esta ocasión no sería posible verse sorprendido estaba expuesto a equivocarse rotundamente, puesto que el concierto ofrecido demuestra que a pesar de sus 59 años de edad, Peter Gabriel aún tiene mucho que entregar a sus seguidores (y los no tanto) en materia musical. El hecho de que aún lleve años sin editar un disco no ha hecho merma alguna en la genialidad, entrega y capacidad de comunicador que lo ha caracterizado en su vasta trayectoria musical.

Sencillamente la noche del 24 de Marzo se ha transformado en una de las jornadas más memorables para quienes gustan de la buena música y de un buen show.

Fotografias: zarabeatriz, Rodrigo Jara

Related Posts with Thumbnails